Síguenos en:

Bosques

Ordenamiento forestal sostenible y derecho a la Tierra en​ los Bosques ​

Ícono archivo tipo pdfReporte de Incendios de Cobertura Vegetal

 

En la jurisdicción de CORANTIOQUIA la diversidad de regiones, climas y complejidad geográfica, posibilitan la existencia de un amplio mosaico de formaciones vegetales, que comprenden desde los bosques tropicales de tierras bajas hasta los bosques alto andinos y páramos, ecosistemas que hacen parte de los seis biomas reconocidos para este territorio por IDEAM, IGAC, IAvH, Invemar, I. Sinchi e IIAP (2007): zonobioma húmedo tropical del Magdalena-Caribe, helobioma Magdalena-Caribe, orobioma bajo de los Andes, orobioma medio de los Andes, Orobioma alto de los Andes y orobioma de San Lucas.

Biomas presentes en la jurisdicción de CORANTIOQUIA:

Se entiende por biomas aquellos conjuntos de ecosistemas muy similares entre sí­ por su rasgos estructurales y funcionales, los cuales se diferencian por la fisonomí­a de la vegetación (Hernández, 1997). Cuando se estudia la manera cómo la fauna y la flora se hallan distribuidas en el espacio, es posible reconocer conjuntos o paisajes caracterizados por el aspecto general que presenta la vegetación natural. Los biomas han sido diferenciados por caracterí­sticas de la vegetación, ya que éstas por lo general son más fácilmente perceptibles que las de la fauna (Hernández y Sánchez, 1992).
 

Un bioma corresponde a un área homogénea en términos biofí­sicos, ubicable dentro de un zonobioma, orobioma o pedobioma, cada uno de los cuales abarca un conjunto de ecosistemas más especí­ficos. Los Zonobiomas o biomas zonales son unidades delimitadas por las zonas climáticas que determinan tipos caracterí­sticos de vegetación. Los orobiomas son los biomas definidos por la  presencia de montañas que cambian el régimen hí­drico y forman cinturones o fajas de vegetación de acuerdo con su incremento en altitud y la respectiva disminución de la temperatura y pueden subdividirse en franjas altitudinales. Los pedobiomas o biomas azonales resultan de condiciones anormales dentro de los zonobiomas, originadas por un caracterí­stico tipo de suelo, en este caso la vegetación y los procesos ecológicos, en general, están mas directamente influenciados por las condiciones edáficas e hidrológicas que por las climáticas (Instituto A. v. Humboldt, 1998, IDEAM et al., 2007).

En el tratado sobre ecosistemas continentales, costeros y marinos de Colombia, IDEAM et al. (2007) definen tres grandes biomas para el paí­s: gran bioma del desierto tropical, gran bioma del bosque seco tropical y gran bioma del bosque húmedo tropical y dentro de éstos identifican 32 biomas para todo el territorio nacional. En este tratado la totalidad de la jurisdicción de CORANTIOQUIA queda incluida dentro del gran bioma del bosque húmedo tropical, no diferenciándose el bosque seco tropical del cañón del rí­o Cauca que ocupa un área de 1.930 km2 y corresponde al 5,3% del territorio de la jurisdicción. Lo anterior puede obedecer a que en general el bosque seco tropical del cañón del rí­o Cauca en Antioquia, ocupa una extensión poco significativa en comparación con las otras zonas de este gran bioma en el paí­s.

El gran bioma del bosque húmedo tropical ocupa una extensión total de 1.056.324,72 km2 en Colombia y abarca zonas donde se presenta una precipitación media anual superior a los 2.000 mm, por tanto no hay déficit de agua para las plantas durante todo el año o éste es muy escaso (IDEAM et al., 2007). La vegetación de este gran bioma equivale a los bosques húmedos, muy húmedos y pluviales del piso tropical y a los bosques húmedos y muy húmedos de los pisos premontanos, montano bajos y montanos definidos en el sistema de clasificación de zonas de vida de Holdridge.

Zonobioma húmedo tropical del Magdalena-Caribe

Comprende las tierras del piso térmico cálido húmedo con precipitación anual superior a los 2.000 mm  en elevaciones desde 0-500 m.s.n.m. En la jurisdicción este bioma ocupa una extensión de 8.971,64 Km2, lo cual representa el 24,91% del área total del territorio. Se ubica en las zonas bajas del Nordeste antioqueño, el valle medio del rí­o Magdalena y las zonas bajas de los rí­os Cauca y Nechí­, regiones localizadas en las Territoriales Panzenú y Zenufaná y, en menor proporción en el municipio de Anorí­, de la Territorial Tahamí­es.

En estas regiones existen las masas boscosas más importantes de la jurisdicción por su extensión, heterogeneidad, existencia de maderas y biodiversidad, en general; igualmente son las áreas de mayor presión, debido a la deforestación por la ampliación de la frontera agropecuaria y por el aprovechamiento de madera, actividades desarrolladas por parte de grupos campesinos asentados en ellas y de flujos migratorios de otras regiones del paí­s.

En este zonobioma predominan las siguientes coberturas de la tierra: bosques naturales (38,0%), pastos (32,5%), vegetación secundaria (21,8%) y Cultivos anuales o transitorios (5,9%).

Helobioma del Magdalena » Caribe

Los helobiomas son tipos especiales de pedobiomas que se presentan en lugares con mal drenaje, encharcamiento permanente o con prolongado periodo de inundación. En la jurisdicción este bioma se encuentra principalmente sobre las planicies aluviales de los rí­os Cauca, Nechí­, Cimitarra y Magdalena en las Territoriales Panzenú y Zenufaná; ocupa una extensión de 1852,41 km2, equivalente al 5,14% del total. Presenta los pastos como principal cobertura (27,8%), seguida por aguas continentales (24,8%) y bosques naturales (18,3%).

Orobioma bajo de los Andes

Este bioma corresponde a las zonas de montaña localizadas aproximadamente entre los 500 y 1.800 msnm, donde se presentan temperaturas medias entre 18 y 24ºC. En el paí­s, a los orobiomas bajos comúnmente se les asigna el nombre de piso subandino, dada su relación con la cordillera de los Andes (IDEAM et al., 2007). En la jurisdicción se distribuye en las serraní­as, vertientes y valles en las dos cordilleras y ocupa una extensión de 17.203,99 Km2, lo cual equivale al 47,77% del área total. Presenta coberturas de la tierra tales como vegetación secundaria (34,05%), bosques naturales (27,8%), pastos (21,6%) y cultivos anuales y transitorios (10,2%).

Se incluyen en este bioma las tierras secas del cañón del rí­o Cauca, el cual se extiende desde el sur, en lí­mites con el departamento de Caldas hacia el norte, hasta cerca de Puerto Valdivia. Gran parte de ecosistemas originales de este cañón fueron arrasados para la extracción de madera o de carbón, pero principalmente para la apertura de potreros y campos de cultivo, encontrándose actualmente procesos severos de degradación del suelo y desertización principalmente en la región del occidente medio en la Territorial Hevéxicos.

Las cordilleras soportan la mayor cantidad de especies con distribuciones restringidas, debido a la compleja heterogeneidad de ecosistemas y hábitats, causada por el gradiente altitudinal, así­ como por factores bióticos, geológicos e históricos. La biota de los bosques del bioma bajo de los Andes guarda estrechas relaciones con la de los biomas de tierras bajas, y de hecho, muchas especies son comunes a ambos y otras son representativas de géneros que tuvieron origen en las selvas húmedas cálidas. La diferenciación de esta biota hubo de pronunciarse ya desde los levantamientos orogénicos del Mioceno y acentuarse más debido a levantamientos pliocénicos y pleistocénicos (Hernández y Sánchez, 1992).

Orobioma medio de los Andes

Este bioma corresponden a las zonas de montaña localizadas aproximadamente entre los 1.800 y 2.800 msnm, donde se presentan temperaturas que fluctúan entre los 12 y 18° C, franja actitudinal conocida en Colombia como piso andino (IDEAM et al., 2007). En la jurisdicción este orobioma se ubica en las zonas altas de las dos cordilleras en las territoriales Aburra Norte, Aburra Sur, Citará, Cartama, Hevéxicos y  Tahamí­es. Ocupa una superficie de 6843,0 Km2, lo cual equivale al 19,0% del área total.

En su mayor parte el orobioma está expuesto a nieblas frecuentes. En la jurisdicción este orobioma está cubierto principalmente de pastos (37,9%), bosques naturales (22,1%), vegetación secundaria (21,0%) y cultivos anuales o transitorios (9,7%).

La delimitación de los orobiomas de los bosques subandinos y el de los bosques andinos no es muy ní­tida; no obstante, entre los dos orobiomas hay caracteres diferenciales que se presentan siguiendo tendencias altitudinales, como la paulatina disminución del porte del bosque, la aparición de especies tolerantes a las heladas, la reducción de las superficies foliares y la gradual desaparición de especies del piso térmico cálido reemplazadas por especies tí­picas de zonas altas.

La vegetación tiene aspectos perennifolio pero elementos tan conspicuos como el cedro (Cedrela montana), nogal (Juglans neotropica) y roble (Quercus humboldtii) son semicaducifolios. Las palmas pueden ser abundantes e incluso dominantes. Por encima de los 2.400 msnm, se encuentran especies como mortiño (Vaccinium meridionale), Arrayán (Myrcia popayanensis), romero (Diplostephium sp.), encenillos (género Weinmannia) y canelo (Drymis granadensis). Las epí­fitas son abundantes, en especial, musgos, hepáticas, lí­quenes y helechos. A éstas se agregan orquí­deas y quiches (géneros Guzmania, Tillandsia y Vriesia), algunas hemiparásitas (familia Loranthaceae), piperáceas y urticáceas (Hernández, 1997).

Orobioma alto de los Andes

Este bioma se localiza en las zonas altas de las cordilleras por encima del lí­mite superior del piso andino, es decir de los 2.800 msnm, hasta el nivel de las nieves perpetuas. Según IDEAM et al., (2007), en el paí­s dentro del orobioma alto, se distinguen cinco franjas bien definidas, de las cuales en la jurisdicción sólo se presentan tres, debido a que la altura máxima alcanzada por las montañas no permite la formación de los pisos superpáramo y nival. Estas son:

Bosques de alta montaña: esta franja de alta montaña se ubica entre los 2.800 y 3.200 msnm. Comprende una zona de transición (ecotono) entre la vegetación cerrada de la media montaña (zona andina) y la abierta de la parte alta; sus comunidades incluyen bosques altos y ralos. 
Subpáramo: se considera como la faja de transición entre la selva altoandina y el páramo propiamente dicho, pero su reconocimiento y delimitación como unidad climática ofrece dificultades debido a la intervención humana. Se caracteriza por el predominio de la vegetación arbustiva y matorrales. 
Páramo propiamente dicho: sus lí­mites se extienden entre los 3.500 o 3.600 y los 4.100 msnm. La diversificación comunitaria es máxima y se encuentran casi todos los tipos de vegetación, aunque predominan los frailejones y  pajonales.

En la jurisdicción este orobioma se ubica en las zonas altas de las dos cordilleras en las territoriales Aburra Norte, Aburra Sur, Citará, Cartama, Hevéxicos y Tahamí­es; ocupa una superficie de 607,47Km2, lo cual equivale al 1,69% del área total. Del área anterior, 269,35 Km2 (0,75%) corresponden a los páramos y subpáramos, los cuales se ubican por encima de 3.000 msnm, en las Territoriales Tahamí­es (municipios de Ituango, Belmira; Entrerrí­os, San Andrés de Cuerquia y San José de la Montaña), Citará (Andes, Betania, Ciudad Bolí­var y Jardí­n) y Hevéxicos (Caicedo y Santafé de Antioquia).

En el orobioma altoandino predominan las siguientes coberturas de la tierra: arbustales (40,6%), bosques naturales (30,1%), pastos (14,3%) y bosques plantados (4,9%).

Orobioma de San Lucas

Este bioma corresponde a la Serraní­a de San Lucas y sus estribaciones en altitudes superiores a 500 msnm. Esta serraní­a está ubicada en el nordeste antiqueño en lí­mites con el departamento de Bolí­var, en jurisdicción de los municipios de El Bagre, Nechí­, Remedios y Segovia. Ocupa 534,65 km2 que equivalen al 1,48% de todo el territorio, área que está cubierta en su totalidad por bosques naturales.

Ecosistemas en la jurisdicción de CORANTIOQUIA

Dentro de los tres grandes biomas y los 32 tipos de biomas, se identifican 311 ecosistemas continentales y costeros para Colombia, definidos éstos como un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos en su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional materializada en un territorio, la cual se caracteriza por presentar una homogeneidad, en sus condiciones biofí­sicas y antrópicas, que corresponde a la definición dada a este término en el Convenio sobre Diversidad Biológica (IDEAM et al., 2007).

En la jurisdicción de CORANTIOQUIA se encuentran representados 49 de los ecosistemas presentes en Colombia. De éstos, los ecosistemas naturales ocupan un 32,3% del territorio y los ecosistemas transformados un 67,7%. El ecosistema de mayor extensión es la Vegetación secundaria del orobioma bajo de los Andes, con 585.826 ha, seguido por Bosques naturales del orobioma bajo de los Andes (478.233 ha), Pastos del orobioma bajo de los Andes (370.948), Bosques naturales del zonobioma húmedo tropical Magdalena-Caribe (340.911 ha) y Pastos del zonobioma húmedo tropical Magdalena-Caribe (291.807 ha).

Coberturas vegetales

La jurisdicción de CORANTIOQUIA, con excepción de los páramos y humedales, posee condiciones biofí­sicas (clima, suelos, topografí­a, flora y fauna, etc.) propicias para el crecimiento de ecosistemas forestales, razón por la cual es de suponer que originalmente los bosques naturales correspondí­an a la cobertura vegetal predominante en este territorio. Para el año 2005, entre bosques naturales densos e intervenidos se conservaba una extensión de  1.278.928,05 ha, equivalentes al 35,2% de la jurisdicción (IGAC, 2007), siendo la cobertura natural de mayor representación. Al sumar los bosque fragmentados con pastos y cultivos (108.857,1 ha) y los bosques riparios o de galerí­a (28.613,1 ha), esta cobertura se extiende a 1.416.398,2 ha (38,99%).  En el anexo 1.2 se presenta la cobertura de bosques naturales discriminada por municipios. 

Los bosques naturales se ubican principalmente en las regiones del Bajo Cauca, Nordeste y Norte, en su mayorí­a en los municipios de Ituango, El Bagre, Segovia, Remedios, Tarazá, Anorí­, Amalfi, Cáceres, Yondó, Puerto Berrí­o y Zaragoza y en menor proporción, en zonas altas de la Cordillera Occidental, en el suroeste de Antioquia, en los municipios de Andes, Caramanta, Ciudad Bolí­var, Jardí­n y Támesis (Figura 2). Los municipios con menor cobertura en bosques naturales corresponden a Itagüí (60,7 ha), Hispania 74,9 ha), Sabaneta (87,0 ha) y Montebello (87,9 ha). En la tabla 4 se presentan los municipios con mayor superficie de bosques en la jurisdicción.

Bosques naturales en la jurisdicción de Corantioquia

 

Bosques naturales en la jurisdicción de CORANTIOQUIA

 
Municipios con mayor extensión de bosques naturales en la jurisdicción de CORANTIOQUIA (Áreas en hectáreas).
 
Datos de bosques
 
Proceso para la declaratoria como Área Protegida del ecosistema estratégico denominado Alto de San Miguel

El Alto de San Miguel es un lugar estratégico por su oferta de bienes y servicios ecosistémicos, especialmente en lo que se refiere al recurso hídrico para la generación de energía, acueducto y alcantarillado, teniendo presente que es allí donde tiene lugar el nacimiento del río Medellín; además, se identifica el gran potencial de biodiversidad en términos de flora y fauna, cualidad que se reafirma al visitar el Parque Ecológico y Refugio de Vida Silvestre Alto de San Miguel, confiriéndole un valor especial a este territorio.

En el marco del Convenio de Asociación N. 1130 de 2013, suscrito entre la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia – CORANTIOQUIA y la Corporación Comité Pro – Romeral, cuyo objeto es «Aunar esfuerzos para la dinamización y divulgación de la declaratoria del ecosistema denominado Alto de San Miguel como Área Protegida», se viene refinando el proceso de declaratoria según lo contemplado en el Decreto 2372 de 2010 y la Ruta Crítica de Declaratoria para Áreas Protegidas o estrategias de conservación, definida por la Unidad Administrativa Especial del Sistema Parques Naturales Nacionales – UAESPNN. Fortaleciendo el proceso de socialización y divulgación con los diferentes actores que estarán inmersos en el área que se busca proteger, definiendo con estos los límites y objetivos de conservación acordes a las realidades del territorio, de manera que la administración y el manejo del área protegida sean efectivas, y se logre garantizar la conservación de los componentes de la biodiversidad, de las interacciones que existen entre éstos en condiciones naturales y el de su potencial evolutivo, buscando siempre aportar elementos para el ordenamiento ambiental del territorio, que permitan el goce del ambiente sano y los servicios ecosistémicos que prestan las áreas de importancia ecológica, siempre enmarcados desde el concepto de desarrollo sostenible.

Para mayor información, visite el blog:

http://conveniosanmiguel.wordpress.comÍcono www

 

Ícono archivo tipo pdf​Manual de Buenas Prácticas en las Industrias Forestales
Este manual se constituye en una herramienta útil para el desarrollo de las actividades propias del sector de la industria forestal, enfocadas a mejorar las acciones de control social y producción conforme con la normativa ambiental requerida para esta actividad en el país.

Ícono archivo tipo pdfGuía de Compra y Consumo Responsable de Madera en Colombia

Esta guía es un instrumento que fortalece la implementación del Pacto Intersectorial por la Madera Legal en Colombia (PIMLC) y está dirigida principalmente a las diferentes partes interesadas que integran la cadena de  abastecimiento de la madera en Colombia.

Ícono archivo tipo pdf​Guía de Cubicación de Madera
La presente guía permite la estandarización de las unidades y métodos empleados para la cubicación de productos forestales y sirve como un instrumento de consulta práctica para realizar la medición y cuantificación dela madera en sus diversas formas y etapas a lo largo de la cadena forestal.
      

Ícono archivo tipo pdfCartilla Pacto por la Madera 2011

El presente Pacto Intersectorial por la Madera Legal en Colombia no solo incorpora una significativa ampliación del número de firmantes y establece una muy conveniente y necesaria extensión de la vigencia del inicialmente suscrito en el año 2009, sino que además representa una clara orientación de política ambiental nacional al haber sido incluido en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para Todos”, aprobado mediante la Ley 1450 de 2011.

Posicionamiento de la Gobernanza Forestal en Colombia
www.bosquesflegt.gov.co/Ícono www

Es un Proyecto aprobado por la Unión Europea que tiene su origen en la convocatoria EuropeAid/128320/C/ACT/TPS año 2009.

Su objetivo es consolidar la gobernanza forestal en tres regiones del país, con participación de la sociedad civil, población indígena, afrocolombiana y campesina e instituciones públicas o privadas, relacionadas con la aplicación de la legislación, el comercio forestal, mejorando su nivel de incidencia en la reducción de la ilegalidad y la promoción de la gestión forestal sostenible.

Evaluación Inicial de Potencial de Lucha Contra la Deforestación en los Bosques de la Serranía de San Lucas y del Corredor Biológico del Suroeste Antioqueño. 19 de Julio de 2013

Presentaciones

Ícono archivo tipo pdfEl Mecanismo REDD

 

Ícono archivo tipo pdf

Socialización de resultados – Análisis Proyecto Piloto REDD

 

Ícono archivo tipo pdfAvances en la Ordenación Forestal de los Bosques del Bajo Cauca y Nordeste del departamento de Antioquia – Componente de Cartografía

 

Ícono archivo tipo pdfManual para la adquisición y administración de inmuebles enla jurisdicción de Corantioquia.

Subdirección de Ecosistemas, Subdirección Administrativa y Financiera y Oficina Asesora Jurídica

 

Ícono archivo tipo pdfResolución 16387

Possicionamiento de la gobernanza forestal en Colombia

    

Ícono archivo tipo pdf​Protocolo para la Revisión y Evaluación de Planes de Manejo Forestal

En este documento se presenta el Protocolo para la Revisión y Evaluación de Planes de Manejo Forestal – PMF; donde hay aportes valiosos que permitieron concluir y entregar al país esta valiosa herramienta de gestión ambiental enfocada almejoramiento de la administración forestal.

 

Este documento contiene el Protocolo para Seguimiento y Control a los aprovechamientos Forestales como instrumento de apoyo al mejoramiento y ejercicio de sus funciones en torno a la administración forestal y para fortalecer el ejercicio de sus competencias y funciones con respecto a la gestión de los ecosistemas forestales, sus recursos y servicios conexos.

 
Con este Protocolo las Autoridades Ambientales Nacionales dispondrán de una valiosa herramienta para efectuar un efectivo y efi ciente control a la movilización de productos forestales por las diferentes vías terrestres, fl uviales, marítimas y aéreas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Ícono archivo tipo pdfProtocolo para Seguimiento y Control a Industrias y Empresas de Transformación o Comercialización de Productos Forestales​

Con este documento se espera que las autoridades ambientales y los propietarios y personal de las empresas de transformación o comercialización de productos forestales, cuenten con una herramienta metodológica, que mejore los niveles de seguimiento y control, y que permita disminuir los escenarios de ilegalidad en los procesos de transformación y comercialización de los productos forestales provenientes de los bosques, y con ello, generar mejores escenarios de sostenibilidad forestal para el país.​

Adopción de Los Esquemas de Reconocimiento a la Procedencia Legal y Promoción hacia el Manejo Sostenible en el Aprovechamiento Forestal de Bosques  y  Empresas Forestales de Transformación y Comercialización de Productos Forestales -EREF- en jurisdicción de CORANTIOQUIA
 

Ícono archivo tipo pdf040-RES1903-1586, por medio de la cual se adopta El Esquema de Reconocimiento a la Procedencia Legal y de Promoción hacia el Manejo Sostenible en el Aprovechamiento Forestal de Bosques Naturales en la jurisdicción de CORANTIOQUIA

 

Ícono archivo tipo pdf040-RES1903-1576, por medio de la cual se adopta el “Esquema de Reconocimiento a las Empresas Forestales de Transformación y Comercialización de Productos Forestales- EREF” en la jurisdicción de CORANTIOQUIA

DE INTERÉS
Follow by Email
YouTube
Instagram
WhatsApp
Ir al contenido